¡LOS 10 MAYORES MITOS DE LA HISTORIA DE LOS VIDEOJUEGOS!

Desde el comienzo de los tiempos se han desarrollado numerosas teorías en torno al mundo de los videojuegos. Cuanto mayor es la industria, más mitos surgen sobre ellos, pero hoy vamos a desmentir aquellos que más daño han hecho a este sector tan importante del entretenimiento. ¿Estás preparad@? ¡Muy atent@!

  1. Los videojuegos te vuelven violento: quizás este sea el mayor mito de la historia, el más escuchado, y al que se acude cada vez que se quiere dar un argumento negativo. Con el paso del tiempo ha ido creciendo la falsa creencia de que los videojuegos pueden hacer que una persona sea más violenta. Lo que puede suceder es que se desarrolle una fobia social, pero eso puede suceder también con los amantes del cine o de los libros.
  2. Los videojuegos te hacen antisocial: viene muy relacionado con el concepto anterior. Siempre se ha vinculado el jugar a videojuegos con no salir de casa o no querer socializar con la gente de su entorno. Pero este mito se desmintió totalmente en 2017, cuando un estudió de Universidad de Columbia descubrió que los videojuegos desarrollan en las personas unas mejores habilidades sociales.
  3. Solo los niños juegan a videojuegos: si se ve a un adulto jugar a videojuegos normalmente se asocia a que no ha superado aún su niñez, pero no hay algo que sea más falso. El porcentaje de adultos que juega a videojuegos es cada vez más alto, incluso un 30% de ellos tiene más de 35 años. Además, la diversidad de juegos del mercado aporta la maravillosa experiencia de jugar a cualquier edad.
  4. Los videojuegos son una pérdida de tiempo: con el paso del tiempo y el crecimiento de la industria este mito se ha desmentido por completo. Cada vez más personas se dedican profesionalmente al mundo de los videojuegos, no solo a nivel de desarrollador o ‘tester’, sino que el de ‘gamer’ también se ha convertido en un hobby muy bien pagado, ya no solo en torneos internacionales, sino también haciendo ‘gameplays’ en plataformas de vídeos online. Si se es constante, todo se puede conseguir.
  5. Los videojuegos deterioran las mentes: suele considerarse que alguien que juegue a videojuegos tiene un menor nivel intelectual, pero esta industria es un arte, como podría serlo el cine o la literatura. Ningún sector fue considerado industria cultural en sus comienzos, pero algunos videojuegos tienen un componente intelectual que no muchos otros entretenimientos tienen.
  6. Los videojuegos favorecen al fracaso escolar: también relacionado con el punto anterior, es un mito que se ha creado en torno a valorar la situación de personas que han llegado a un extremo. Y, como en todos los sectores, los extremos nunca son buenos. Un mal resultado académico puede provenir de muchos factores, no necesaria y únicamente tiene que ser causa de utilizar consolas de videojuegos.
  7. Los videojuegos son adictivos: tal y como ha sucedido con otras industrias, como la de la telefonía móvil o la informática, el mito de la adicción es otro de los más conocidos. Como bien nombramos anteriormente, en el equilibrio se encuentra la clave de todo, y es por eso que siempre se debe hacer un correcto uso de los videojuegos, igual que de cualquier otro aparato electrónico o, incluso, de cualquier otro elemento que pueda resultar adictivo.
  8. Los videojuegos son para hombres: muchas industrias están estereotipadas por la sociedad; por ejemplo, el maquillaje se considera de mujeres y, en este caso, los videojuegos son para hombres. Pues ni una cosa ni la otra, ya que cada vez aumenta más el número de mujeres que optan por jugar a videojuegos en su tiempo libre, que lo toman como su ‘hobby’ o que, incluso, viven de ello.
  9. Trabajar en los videojuegos es contraproducente: tomar los videojuegos como una profesión es sinónimo de no parar de jugar, y dedicar todo tu tiempo a ello. Sucede como en cualquier industria, tal y como se comentaba con anterioridad. Si eres ‘community manager’, estarás todo el día utilizando redes sociales; y si eres informático, te pasarás el día en frente de un ordenador. Sí, son profesiones nuevas y satisfactorias, pero también conllevan su tiempo de trabajo y su dedicación, constancia y esfuerzo.
  10. Diseñar un videojuego es muy fácil: todo trabajo tiene su complejidad, y el de los videojuegos es un sector especialmente complejo. Ser desarrollador de videojuegos lleva consigo muchas horas de trabajo, de estudios y de tiempo invertido. Deben ser personas creativas, pero también muy eficaces técnicamente, porque no siempre la creatividad es el factor primordial a la hora de diseñar un videojuego.

Y tú, ¿conoces algún otro mito que te gustaría compartir?